19 Feb

Veintiuno de setiembre

By 
  • font size

La Paz IMG 20181122 WA0003

Este es el título adecuado, pues al menos genera intriga y logrará que algunos lean aunque sea este primer párrafo. Si le hubiera puesto al artículo “Día de la Paz”, estoy segura de que muchos hubieran solo pasado la página y seguido de largo. Quería tomarme el tiempo de escribir sobre un día con poca presencia en nuestro colegio, que celebra un concepto casi olvidado por el mundo. Quería hablar sobre el veintiuno de setiembre, cuando todos nos vestimos de blanco porque así lo leemos en el boletín y hacemos yoga en el jardín porque, bueno, es la novedad, pero olvidamos analizar lo que está detrás del símbolo del Día Internacional de la Paz. Errónea, pero a la vez certeramente, la gente cree que la paz es algo grandísimo, de tan gran escala que por ello solo concierne a países. Por ende, creen que la paz no es asunto suyo y que mejor debería dejarse que los Presidentes y las Naciones Unidas hagan su trabajo.

Como dije, se está parcialmente en lo correcto, pues la paz es, en efecto, grandiosa y sí involucra a los países hasta cierto punto. El error está en echarse hacia atrás, limpiarse las manos y pensar que otros la conseguirán por ti, porque si todos pensamos así, entonces ¿quién conseguirá la paz? La respuesta eres tú. Encontrar la paz tú mismo es hasta más importante que la paz internacional, no estoy negando que al tener países pacíficos definitivamente el ambiente es más ameno, pero pienso que la paz mundial es como una escalera en la cual debes impulsarte del escalón anterior para subir al siguiente. De acuerdo a esto, el primer escalón es la paz interior, también conocida como la paz con uno mismo.

Estar en sintonía así trae muchísimos beneficios internos y externos, ya que al estar consciente de tu presencia, de lo que piensas, de lo que sientes y al ponerte ( con tus defectos, con tus imperfecciones, como eres en realidad) encima de tu escala de valores, dejas los peros de lado y te aceptas. Consecuentemente, despedirás una energía positiva, la que no solo iluminará a otras personas, sino que al estar tranquilo contigo, evitarás muchos conflictos con otros, los que usualmente son producto de inseguridades y complejos. Entonces, la paz interior es primordial, puesto que de esta se logra obtener la paz interpersonal; y debido a esa, la paz ambiental; y gracias a esta, la codiciada paz mundial. Este es un trofeo que todos tenemos que tratar de ganar, ya que es necesario estar en sintonía con nosotros primero para luego estar en sintonía con los demás. No esperemos al próximo veintiuno de setiembre para vestirnos de blanco, tiñámonos de blanco por dentro HOY.

Additional Info

  • Autor del artículo: Micaela Galdos
Read 156 times Last modified on Wednesday, 20 February 2019 13:47